Noticias



Te has preguntado ¿necesito restauración para mi vida? Te tengo buenas noticias, Dios es especialista en restauración. Dios anhela restaurarte en todas las áreas de tu vida. No hay nada demasiado difícil para Él. Dios nos ha llamado a caminar en la totalidad de su abundancia en nuestra vida y Él ha destinado una tierra prometida para cada uno. Pero nos toca luchar para alcanzar la tierra que Dios nos ha prometido.

El pueblo de Israel se enfrentó a la conquista de la tierra prometida, a si mismo, Dios nos ha llamado a cada uno de nosotros hacer y a ver nuestra victoria, en el nombre de Jesús. En ocasiones el enemigo te distraerá o herirá para impedir que caminemos en eso que Dios tiene para nosotros.
Pero hay principios, claves y llaves que abren la bendición. Voy a compartir 2 de esas llaves.

1.- ARREPENTIMIENTO.
En Inglaterra, de donde vengo, este no es un concepto muy popular ni aceptado. Porque es desafiante, esto significa un cambio de mentalidad, cambiar la manera cómo piensas; hay áreas en que debemos cambiar nuestro modo de pensar. Dios lava nuestra mente y a llenarla con su Palabra. Dios no quiere que leas el texto, Él quiere que el texto nos lea a nosotros. Él nos envía a leerla, a practicarla y hablarla. Es un llamado a vivir la Palabra y aplicarla. Necesitamos que la información de la Palabra provoque cambio en tu vida un giro de 180 grados. Dios nos ha llamado a seguir el camino de justicia; no todos los caminos son de Él. Dios hoy te dice vuelve al camino correcto y decirle a Dios perdóname cuando me he equivocado.

2.- RECONCILIACIÓN.
Antes de venir a Colombia Dios me mostró muchos pozos, pero estaban tapados, porque hay asuntos que no hay sido resuelta en las relaciones. A medida que nos reconciliamos unos con otros y comienza la bendición a fluir.

Palabra Profética
Amós 9:11-15 (NTV)
»En aquel día restauraré la casa caída de David. Repararé sus muros dañados. De las ruinas, la reedificaré y restauraré su gloria anterior. 12 Israel poseerá lo que quede de Edom y todas las naciones que he llamado a ser mías».
El Señor ha hablado y cumplirá estas cosas.
13 «Llegará el día –dice el Señor– en el que el grano y las uvas crecerán más rápido de lo que puedan ser cosechados.
¡Entonces los viñedos en las terrazas de las colinas de Israel destilarán vino dulce!
14 Traeré a mi pueblo Israel de su cautiverio en tierras lejanas; reedificarán sus ciudades que están en ruinas y nuevamente vivirán en ellas.
Plantarán viñedos y huertos, comerán sus cosechas y beberán su vino.
15 Los plantaré firmemente allí en su propia tierra. Nunca más serán desarraigados de la tierra que yo les di», dice el Señor tu Dios.