Noticias



¿Qué será, lo que va a hacer el Señor?


Recuerdo cuando era un niño de 7 años, mis padres estaban de viaje, época de enero y un avión se cayó a tierra, hubo muchos muertos y mi abuela dijo: los años bisiestos son años de malas noticias.

Un año bisiesto tiene 366 días en lugar de 365, el mes de febrero tiene 29 días en lugar de 28 y se repite cada 4 años, excepto cuando el año acaba en dos ceros; si es por las noticias este año parece "bisiesto": han ocurrido cosas que nos hacen sentir que estamos entrando en una época pre-apocalíptica. Los huracanes con vientos y lluvias que causan no sólo destrozos sino inundaciones, los terremotos de escala siete, son desastres naturales de un planeta, que de uno a cien puede tener “muchos” años.

Lo más triste son los desastres deliberados, planeados por terroristas que son criminales profesionales, ahora están echando ácido a los transeúntes. La mala actitud de los líderes autoritarios que se aferran al poder; el descrédito de las autoridades establecidas y sus discursos amenazantes, que intimidan a millones y otros del sistema legal, tratando de exigir a través de leyes e imponer como oficial lo que tiene que ser alternativo o electivo.

Por eso cuando se trata de elegir amigos, novios, pareja o políticos, tenemos que pensar primero que sean gente de un buen corazón con una actitud correcta.

Muchas malas noticias golpeando al mismo tiempo, pero, cuando el mundo se vuelve agresivo o estéril tenemos que: "Esperar a lo que Dios irá a hacer". El Señor, es el pastor de nuestras almas, de la sociedad, de la atmosfera y también de nuestro planeta, el viento y las lluvias se calmaran, también los temblores cesaran y lo que es vital para nosotros, seguirá brotando de su poder, amor y misericordia. Tenemos que amar el presente con alegría y amor y mirar el futuro con las mejores expectativas de que viene un tiempo de refrigerio en la que Dios hará la parte milagrosa que necesita esta época.

Vamos a espantar los miedos de este tiempo, no permitas que la vejez de este mundo, ni las malas actitudes de ellos, nos paralicen a nosotros. Estamos en diferentes escenarios cronológicos pero somos actores de la misma época y para todos, Dios proveerá un lugar y felicidad; Él trabaja mientras la gente confía. Cuando lo fácil se torna difícil, debemos aprender y aceptar con mansedumbre, que es en el tiempo y en las manos de Dios, que recibimos provisión y no por nuestro esfuerzo propio, y también que Dios quiere llevarse el crédito de un nuevo milagro.

Vivir en la fe, es confiar todas las noches, que Dios, el día de mañana hará manifiesta su mediación, y te dará una respuesta positiva a cada una de nuestras necesidades.

El día de mi declaración de renta, le doy gracias a Dios, porque llego la información y la provisión. Cuando hagas planes y estés dedicado a lograr tus objetivos y llegue lo inesperado, entonces Dios te dará, la genialidad de improvisar. No permitas que gente inteligente, pero, con malas intenciones en su corazón, te lleve con sus argumentos a decepcionarte de este mundo, ni de tu familia, ni de tu profesión, ni de tu comunidad o del país. Recuerda que es la paz interna la que provoca armonía y felicidad. Debes pensar lo mejor hasta que te enteres de lo peor, y aún sí es, el más álgido de los escenarios, Dios lo transformará en bendición.

"Creo más, en el poder de mi oración, que en la fuerza de mi acción" Tengo una lista de ruegos que se los recuerdo a Dios todos los días, tu principal motivación debes sacarla de lo que no ves, porque por la fe, tienes la certeza que Dios va a hacer algo que te beneficie en el futuro. Porque cuando hay un corazón dispuesto las cosas se dan en el tiempo perfecto de Dios.

Si hemos hecho nuestra parte con un gran esfuerzo y valentía, entonces podemos poner nuestras manos en posición de recibir.

Somos patriarcas espirituales llamados a encender la llama del amor y de la esperanza que nos da Jesucristo, primero en nuestra alma y después en la gente que nos rodea, para dejar un legado de fina piedad en las nuevas generaciones.

El gozo del Señor trae fortaleza, el disfrute del mundo es efímero y deja nostalgia o frustración. "Alégrate sin razón y anímate sin propósito", tu gozo se origina en Dios, por eso no depende de este mundo, el ánimo es un regalo del más allá para ejercerlo hoy.

Palabra Profética
Juan 15.15-17 15 Ya no los llamo esclavos, porque el amo no confía sus asuntos a los esclavos. Ustedes ahora son mis amigos, porque les he contado todo lo que el Padre me dijo. 16 Ustedes no me eligieron a mí, yo los elegí a ustedes. Les encargué que vayan y produzcan frutos duraderos, así el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre. 17 Este es mi mandato: ámense unos a otros.