Noticias

  1. FUENTE DE SABIDURÍA.

Es la Palabra de Dios la que ilumina nuestros pensamientos elevando el promedio intelectual. Nos da la capacidad encontrar soluciones en medio de cualquier dificultad; cuando no sabemos cómo actuar, qué decir, qué pensar, es cuando Dios, por medio de su Palabra nos deja ver la salida más adecuada.

 

Para alcanzar esa sabiduría necesitamos:

  1. Acercarnos a su Palabra. (Devocional diario)
  2. Un corazón dispuesto y obediente.

 

No basta solo con leer, debemos estar dispuestos a obedecer la Palabra. Obedecer la Palabra nos pone en posición correcta para recibir esa sabiduría, el libro de Proverbios nos afirma que el Señor nos da sabiduría.

Proverbios 2:6 NTV

“¡Pues el SEÑOR concede sabiduría! De su boca provienen el saber y el entendimiento.”

 

  1. FUENTE DE SANIDAD

La Palabra de Dios tiene el poder para sanarnos física y emocionalmente.

Ir al médico es algo que regularmente podemos hacer. Si nos sentimos enfermos vamos al médico; si hay algo que esté pasando en nuestro organismo ellos nos dan un tratamiento para que lo cumplamos. Si queremos mejorarnos debemos cumplir con las recomendaciones médicas.

 

Te recomiendo una dosis diaria de “vitamina B” (Biblia), 10 a 20 minutos al día, de 5 a 7 veces por semana, no solo te sana físicamente sino emocionalmente. La Palabra tiene el poder para sanar las heridas del pasado, producidas por personas que amamos. Dios nos ayuda a perdonar y ser perdonados.

 

El salmista nos da una Palabra de aliento en el Salmos 103:3-5 RVR1960

Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias;

El que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias;

El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.”



  1. FUENTE DE SANTIDAD.

La mente es la fuente de donde brotan los pensamientos, si la fuente es pura, el arroyo que brota de ella será puro también. La Palabra hace en nosotros un proceso de purificación, iniciando de adentro hacia afuera.

Cuando nos acercamos a su Palabra ella nos ayuda a cambiar:

  1. La Palabra transforma nuestro vocabulario.
  2. La Palabra restaura nuestra visión.
  3. La Palabra nos guía y nos dirige por el buen camino.

 

Palabra profética

Proverbios 4:20-27 NVI

Hijo mío, atiende a mis consejos; escucha atentamente lo que digo.

No pierdas de vista mis palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón.

Ellas dan vida a quienes las hallan; son la salud del cuerpo.

Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.

Aleja de tu boca la perversidad; aparta de tus labios las palabras corruptas.

Pon la mirada en lo que tienes delante; fija la vista en lo que está frente a ti.

Endereza las sendas por donde andas; allana todos tus caminos.

No te desvíes ni a diestra ni a siniestra; apártate de la maldad.”