Noticias

Juan 15:16 (NVI)
No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre.

La semana anterior, el pastor Rafael, nos habló de la “Visión de ojo divino” (palabra profética del 18 de marzo). Y nos dijo: de cómo a pesar de que el águila tiene un una visión extraordinaria al final, solo tiene acceso, para ver lo que se ve. ¡Dios nos ha dado una visión que va más allá!
* Dios nos da una visión para ver más allá de lo que podemos ver con nuestros ojos.
* Dios nos da una visión para poder ver, cuando no se ve nada. Sin esa visión de futuro solo me queda conformarme con mi presente.
* Dios te da la visión para librarte de la limitación de lo que ven tus ojos y darte acceso a lo que siente tu corazón.
* Dios te da la visión porque su voluntad no es que camines de acuerdo a lo que ven tus ojos, sino que camines, por lo que siente tu corazón. Porque con los ojos se ve pero con el corazón se cree.

Quiero definir visión como: Un sueño que Dios pone en el corazón del hombre. Tu visión es el sueño que Dios tuvo para crearte.

Otra definición de visión:
Es un retrato mental de un futuro preferido, comunicado por Dios a sus siervos, basado en un entendimiento claro de quién es Dios, de quién somos y de las circunstancias.

La visión para el ministerio es un reflejo de lo que Dios quiere alcanzar a través de nosotros para construir su reino. George Barna.

Características de una visión:


I. DIVINA
Es comunicada por Dios. Una visión verdadera viene de Dios.

II. DESTINO
Es un retrato mental claro de un futuro preferido. Una visión es un destino.

III. DIRECCIÓN
Es una visión de Dios que le da Dirección a tu vida, a tu ministerio.

En el libro de Proverbios leemos lo importante que es la visión.
Proverbios 29:18 (NVI)
Donde no hay visión, el pueblo se extravía; O sea que donde hay visión, el pueblo no se extravía;

Donde hay visión el pueblo sabe dónde está.

Quiero hablar de la relación que hay entre tu visión y la visión de la iglesia.

1 Crónicas 28:2 (NTV)
David se puso de pie y dijo: «¡Hermanos míos y pueblo mío! Era mi deseo construir un templo donde el arca del pacto del Señor, el estrado de los pies de Dios, pudiera descansar para siempre. Hice los preparativos necesarios para construirlo.

Dios había colocado su visión en el corazón de David. El Señor, puso en David un profundo deseo de construir la casa de Dios.

Ahora esta visión no era solo para la vida de David, esta era una visión corporativa para el pueblo de Dios. Para comprender este principio, tenemos que entender que en aquellos días, el templo de Dios era el centro para la vida, la actividad y el comercio. Donde se construían el templo, las familias construían sus casas alrededor. El templo era el centro del sustento de vida, era el centro de la ciudad. Entonces el destino del pueblo de Israel giraba en torno a la visión del templo. De la adoración a Dios surgiría la vida y la identidad del pueblo y no al revés. Es decir de la vida y la identidad del pueblo depende la adoración a Dios.

Es por eso que tu destino está conectado con el destino de la iglesia. En la realización de la visión de la iglesia, se cumplirá tu visión, porque tú eres parte de esta iglesia. En esta visión descubrirás un propósito y un destino. La visión de Dios para esta iglesia es tu visión.

Ejemplos de cómo la visión corporativa impacto la visión personal:
Deuteronomio 8:7-10 (NVI)
Porque el Señor tu Dios te conduce a una tierra buena: tierra de arroyos y de fuentes de agua, con manantiales que fluyen en los valles y en las colinas; tierra de trigo y de cebada; de viñas, higueras y granados; de miel y de olivares; tierra donde no escaseará el pan y donde nada te faltará; tierra donde las rocas son de hierro y de cuyas colinas sacarás cobre. »Cuando hayas comido y estés satisfecho, alabarás al Señor tu Dios por la tierra buena que te habrá dado.

En la medida que el pueblo de Dios siguió a Moisés, la vida personal de la gente fue afectada por lo que el Señor quería hacer en ellos.

Dios le dio una visión a Pablo para que ministrara a los gentiles. Esta visión impacto no solo la vida y el destino de Pablo sino el de todo el que creyó en Jesús a través del ministerio de Pablo.

En 1 Corintios 12:12-31 vemos la interconexión entre Jesucristo y la iglesia. En el versículo 26 podemos ver como si uno sufre, todos sufren; si uno es honrado todos se alegran. 1 Corintios 12:26 (NVI)
26 Si uno de los miembros sufre, los demás comparten su sufrimiento; y si uno de ellos recibe honor, los demás se alegran con él.

Esto confirma que cuando Dios le da una visión a la iglesia no es solo para el pastor principal que la recibe, es para cada miembro porque son parte del cuerpo. Esto ratifica que en el destino de esta iglesia, hay un destino para ti.