Noticias



¿Has podido juntar las piezas de tu propio rompecabezas personal?, ¿Lo tienes bien armado?, muchos de nosotros estamos destrozados o fuimos destrozados y tenemos aún pedazos sin arreglar, necesitamos juntar los pedazos y comenzar nuestro proceso de sanidad. Debemos trabajar permanentemente en nuestra vida.

Nuestras vidas se ven afectadas por heridas que apocan nuestros corazones, complejos que producen más dolor y malos hábitos que estropean nuestro andar diario. No existe una persona en el mundo que no lidie con estas tres cosas: heridas, complejos y malos hábitos. No somos perfectos, todos nos hemos equivocado, todos hemos cometido errores, nos hemos llevado quizás a alguien por delante y nos hemos hecho daño nosotros mismos.

El Señor nos promete en el libro de Isaías.
Isaías 57:18-19 (NTV)
18 He visto lo que hacen, ¡pero aun así, los sanaré y los guiaré! Consolaré a los que se lamentan,
19 Llevando palabras de alabanza a sus labios. Que tengan paz abundante, tanto cerca como lejos —dice el Señor que los sana—.
Sanar al herido.
Dar dirección al confundido.
Consuelo al desconsolado.
Cántico de alabanza al que se siente triste y solo.
Paz y sanidad al inseguro y temeroso.


Ahora veamos unos principios para decidir cambiar:
Identificar / Sanar / Decidir cambiar

1. NO ERES SUFICIENTE EN TUS PROPIAS FUERZAS.
Dices: no tengo el poder para hacer las cosas y lograr sanarme yo solo, cuando trato de hacer el papel de Dios me llenó de temor, frustración, fatiga y terminó fracasando.
No sé si recuerda la película Bruce Todopoderoso, donde Dios, le dio a un hombre su poder por 7 días y cuando Dios volvió, el hombre tenía todo descontrolado y se estaba volviendo loco. Así que no eres suficiente en tus propias fuerzas.

2. DIOS ES PODEROSO Y ME AMA.
Él tiene poder para transformarnos.

3. RINDE TU VOLUNTAD A DIOS.
Si no me humillo y me arrepiento de mis errores ni de las faltas, no dejó actuar a Dios.

4. EXAMINA LA CALIDAD DE RELACIONES QUE ESTÁS LLEVANDO.
Revisa que tan bien o mal te estás relacionando, qué debes cambiar, a quién tienes que perdonar y con quién te debes reconciliar y resolver conflictos.

Hoy te invito a un seminario llamado, RESOLVIENDO MIS CONFLICTOS EMOCIONALES, inicia, el martes 24 de abril, será por 9 semanas, está dirigido a toda persona que quiere crecer y fortalecer su vida emocional, por situaciones externas que te hayan marcado o dañado, y las consecuencias que hoy afectan a otros y te dañan a ti mismo. Personalmente te estaré recibiendo. Llámanos 322 5252 o escríbenos: direccionghm@cbint.org

Palabra profética.
Ezequiel 37:4-6,12-14 (NTV)
Entonces me dijo: —Anuncia un mensaje profético a estos huesos y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor!
Esto dice el Señor Soberano: ‘¡Atención! ¡Pondré aliento dentro de ustedes y haré que vuelvan a vivir!
Les pondré carne y músculos y los recubriré con piel. Pondré aliento en ustedes y revivirán. Entonces sabrán que yo soy el Señor’”.
Por lo tanto, profetiza y diles: “Esto dice el Señor Soberano: ‘Oh pueblo mío, abriré las tumbas del destierro y haré que te levantes. Luego te regresaré a la tierra de Israel.
Cuando eso suceda, pueblo mío, sabrás que yo soy el Señor.
Pondré mi Espíritu en ti, volverás a vivir y regresarás a tu propia tierra. Entonces sabrás que yo, el Señor, he hablado y que he cumplido mi palabra. ¡Sí, el Señor ha hablado!’”».