Noticias



La oración es una fuente de poder para ver maravillas que no han sido hechas; en este tiempo de oración, 6 veces al día por un minuto, que realizamos como iglesia; es un reto para cada uno, pero podemos hacerlo; porque queremos que en Colombia y en el mundo se hagan maravillas que nunca han sido hechas; en mi corazón he estado orando por cosas que he visto en las noticias, por ejemplo: lo nunca antes visto en cámaras un candidato a la presidencia orar y recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador; un presidente dando testimonio y dos gigantes en la política, dándose la mano.

Vamos todos a ejercer en una Colombia divina, donde el perfume del carácter o la actitud del corazón de Dios, sea similar al nuestro. La semejanza con Dios se puede practicar más en la actitudes que en las habilidades. Debemos soñar con el milagro de una sociedad de convivencia donde las clases sociales y económicas dependan del talento genético de cada cual, en la que las diferencias no sean tan abrumadoras, en donde la gente arribe a un mejor estrato por medio de la educación, del emprendimiento, del esfuerzo y de oportunidades que nos brinde el cielo y donde todos podamos tener acceso a ellas.

"Cuando para obtener un logro destruyes la imagen de tu adversario", te conviertes en asesino de una parte de tu prójimo. Ese es el espíritu del anticristo el que se ensaña contra sus contemporáneos. Jesucristo nos llamó a ser un buen samaritano. El sufrimiento corporal ya no es necesario ya Cristo sufrió suficiente, ahora nos toca disfrutar del beneficio de la cruz.

I. VAMOS A EJERCER POR UNA COLOMBIA DIVINA, CONECTADOS CON NUESTRAS FAMILIAS.

Génesis 1.27
"Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó"

Una familia nace cuando el hombre se conecta con una mujer y Dios pone en el corazón de él, el compromiso y ordena provisión para sustentarla a ella y a su descendencia. Dios eligió a Adán para hacerlo rico y lo bendijo y después le entregó mujer como coheredera de sus recursos. Ella no llega sola, está rodeada de familia y amistades con las que tenemos que conectarnos y ser bendición y para ganar su gracia y no aislarnos ni incomunicarla con los que ella ama. Después vienen los hijos y luego los nietos, ellos son una mezcla del amor de dos y herencia viviente con los que viajaremos algún día a la eternidad.

Dios nos diseñó con emociones, estas pueden ser positivas o negativas pero todas tienen propósitos, son estados afectivos que nos proporciona el medio.

Las emociones positivas más comunes son: La felicidad o alegría, la sorpresa, la satisfacción, la gratitud; las emociones negativas más comunes son: la tristeza, el miedo, la ira, el asco o la repugnancia. Hay que morir inteligentemente, para vivir feliz; eso es la inteligencia emocional. En el equilibrio al expresar las emociones, se puede lograr el intercambio de más emociones positivas que negativas, en un balance de 5 a 1 ó 3 a 1.

Así se generan entornos donde la alegría predomina, esa es la mejor escuela para florecer emocionalmente y físicamente. Debemos poner alrededor de las personas que amamos muchas acciones de cuidado que son como granos de oro y que al final de tus días, puedas dejar en ellos, una cadena de oro inolvidable, en el cuello de su alma.

El mejor regalo de los padres en vida, es el respeto y amor que ellos se prodigan, no debemos menguar ese interés de permanecer conectados, porque es parte de nuestra naturaleza. La baja tolerancia a la frustración, es un defecto humano y social y la alta tolerancia un atributo divino y de reino.

Dios no se frustró con Adán cuando no puso a Eva en su lugar y corrió con ella a desobedecer el único mandamiento.

Los personajes que marcaron la historia recibieron el respaldo divino y disfrutaron su fidelidad a pesar de sus fallas humanas.
"Dios sabía que podía esperar de sus vidas cosas buenas, aunque no hubiera cosechado de ellos lo mejor".
Él no se desanimó ni con Abraham y su cobardía, ni con Isaac y su lentitud, ni con Jacob y sus engaños, ni con José y su presunción, ni con David y sus excesos.

Ni contigo o conmigo a pesar de no ser perfectos pero sigue amándonos porque creemos en Él como un Dios lleno de gracia y bondad. No somos perfectos, una fruta es rica por su pulpa no por su cáscara o envoltura.

La fidelidad de gama divina es aquella en la que la tolerancia es más grande que la frustración que provoca la imperfección humana. La fidelidad es hija del verdadero amor que aunque tenga mil motivos para rendirse siempre encuentra la razón suficiente para quedarse. Enfócate en las buenas acciones de los que te rodean y en lo amable de tu entorno. "Dios quiere corazones de padres e hijos conectados como nunca".

La inocencia y la ternura son una química divina. Dios quiere corazones conectados que entiendan que los sentimientos no todos son maravillosos pero la comunicación positiva en las relaciones son muy importantes.