Noticias



Cuando conocemos al Señor hay un cambio, en la mente, en el alma y en el corazón y cuando nos convertimos, hay un avance sustancial en los pensamientos, las emociones y los sentimientos.

En primera instancia, Dios es la respuesta a nuestra necesidad, de esa manera nos atrae a estar cerca de Él y permanecer en una comunión genuina.

La transformación de quienes somos y lo que hacemos es una de las mayores evidencias de su poder, Él puede sanar una herida del corazón y no dejar cicatrices.

Dios transformó a Saulo de Tarso, cambió su propósito y objetivo de vida por uno superior. Y hoy, Dios quiere cambiar tu vida y llevarla a algo superior, Él quiere darle propósito a tu vida y te dará las herramientas para que puedas lograrlo.

Entonces, ¿Cómo podemos transformar nuestras vidas?

I. BUSCANDO A DIOS.
Mateo 7:8 (RVR1960)
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

BUSCAR A DIOS es conocerlo cada día más, es poner en práctica lo que se ha aprendido, es actuar en fe.

II. ABANDONANDO LO QUE NO LE AGRADA A DIOS.

1 Pedro 3: 10-13 (RVC)
Porque: «el que quiera amar la vida y llegar a ver días buenos, debe refrenar su lengua del mal, y sus labios no deben mentir.
Debe apartarse del mal y hacer el bien, buscar la paz, y seguirla. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos están atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está en contra de los que hacen el mal.»
¿quién podrá hacerles daño, si ustedes siguen el bien?

A Dios no le agrada la mentira, la ira sin control, la injusticia, los pleitos, la envidia, la hipocresía; corrige tu actitud altiva y prepotente con los demás, se humilde y verás las gracia y el poder de Dios en ti.

III. HAZ EL BIEN A TUS SEMEJANTES.

Juan 13: 34-35
Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. 35 de este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros».

Amar no es solo un sentimiento, es necesario llevarlo a una acción que lo demuestre. Encuentra una necesidad y se una respuesta, regala algo que no usas a alguien que lo necesita, comparte lo que tienes y sacarás una sonrisa de Dios.

Palabra Profética
2 Crónicas 7:14-16
Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi Nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.
Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; Porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi Nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre.