Noticias



Cuando vamos a comprar un artículo para nuestra casa, como un electrodoméstico, unos muebles, algo en lo que estamos empleando nuestro dinero, queremos hacer una buena inversión y por eso preguntamos por el precio, su funcionamiento y su garantía. Entre mayor es el costo o la inversión que estamos haciendo, más nos interesa saber su durabilidad, ¿cuánto tiempo nos va a funcionar? Si el valor es muy alto y su garantía es muy corta, enseguida podemos deducir que nuestra inversión es un riesgo, pero si lo que estamos adquiriendo te dicen que su garantía es larga o de por vida, sabemos que estamos haciendo una buena decisión.

Para que las garantías se cumplan el fabricante te entrega un manual de funcionamiento, donde te recomiendan el cuidado que debes tener, cómo usarlo para que no se estropee y tenga larga vida.

Cuando Dios terminó la creación, la Palabra dice en Génesis 1.31 Y vio Dios que todo lo que había hecho era bueno y era bueno en gran manera.

Cuando Dios hizo al hombre y a la mujer los hizo de la mejor calidad, y le dio lo mejor que podía darle, su imagen y semejanza.

Cuando nace un niño y le dicen se parece a su papá, el papá, aunque sea feo se pone feliz, porque siente que ese niño que es su hijo, tiene su imagen y ahora no solo lo quiere porque es su hijo, sino que se parece a él. Dios en su poder y amor quiso que nos pareciéramos a Él, así que igual nos ama porque somos sus hijos y porque nos parecemos a Él.

Esa creación tan maravillosa hecha a su imagen y semejanza no la hizo solo para que el hombre tuviera una vida corta en la tierra, sino que viviera una vida eterna. La garantía que Dios le dio al hombre fue una garantía eterna. "Mi garantía es eterna"

Dios hizo al hombre para hacer lo bueno sobre la tierra.
Génesis 1.28 dice:
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla,
y le dio una sola y sencilla instrucción le dijo:
Génesis 2.16-17 de todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.
El hombre en ese momento lo tenía todo y no necesitaba estar tan advertido o condicionado por Dios. El hombre no obedeció, esa sencilla orden que Dios le dio, el hombre la desobedeció. Él estropeó el plan de Dios, pero Dios conociendo el valor que le había puesto a la vida del hombre, hizo un plan para rescatarlo y que pudiera recuperar la vida eterna que le había dado en el paraíso.

El precio que pagó fue el más alto, el precio de la sangre de su único hijo. En ese nuevo plan para rescatarlo, Dios le entregó nuevas instrucciones, como fabricante, le entrega un manual de funcionamiento que es la Palabra, para que por medio de ella conociera el plan que Él tenía para él, su amor, su consejo, sus promesas, su propósito y como conservar esa valiosa vida eterna.

Podemos ver en la vida de Josué un momento crucial en su vida y el consejo que Dios le da directamente y es que guarde su palabra.
Josué 1:8
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Josué 1:9
Se fuerte y valiente, no tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios te acompañará donde quiera que vayas.

"El deseo de Dios es que te vaya bien y seas feliz" Ser feliz es estar contento con lo que tienes, con lo que eres, con lo que Dios está haciendo en ti, creyendo y confiando que te llevará a un mejor estado cada día.

Pero, ¿Cómo lograr vivir feliz? Si cada día estoy enfrentando dificultades, enfrentando la adversidad, los contratiempos, las desilusiones, la escasez, la frustración, ¿Cómo ser feliz?
La felicidad que Dios da, está por encima de las circunstancias y no depende de otros, la felicidad que Dios te da, está en ti.

No es fácil pero si es posible y allí es donde debemos seguir el consejo de Pablo a Timoteo.
1 Timoteo 6.12 que dice: Pelea la buena batalla de la fe y echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamados.

Si Pablo le dice a Timoteo "Pelea" es por no es fácil de conseguir, cuando algo tenemos que pelearlo para conseguirlo es que no es fácil de obtener, no es fácil enfrentar la vida sin fe.

Para hacerle frente a todas las situaciones que se presentan en nuestra vida, día a día, tú tienes que estar cargado de fe, porque sólo así puedes tener la fortaleza, la sabiduría de Dios, oír su voz conocer su estrategia, (si tú tienes un problema y te acercas a Él, ya Él tiene una estrategia para resolverlo), pero la vida que Dios nos dio, la vida a la que fuimos llamados, es a una vida eterna y feliz, una vida con plenitud, no de problemas permanentes, tristezas y angustias y esa vida feliz Dios quiere que la empieces desde ahora.

1 Tesalonicenses 5.16-18
Estad siempre alegres, Orad sin cesar, Dad gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para vosotros en Cristo Jesús.

Tres cosas muy importantes:
* Estar alegres
* Orar sin cesar
* Dad gracias en toda situación.


La verdadera felicidad es permanente. No está sujeta a nuestras emociones, ahora se habla mucho del pensamiento positivo para enfrentar las circunstancias de la vida y se habla de los positivos soñadores y los negativos que se llaman a sí mismos realistas.
Y es cierto que debemos ser positivos y creer y soñar, pero, ese positivismo solo puede tener un fundamento para que sea una realidad sostenible y es la fe en el Señor que hizo el cielo y la tierra.

Palabra profética
1 Timoteo 6:12
Pelea la buena batalla por la fe verdadera.
Aférrate a la vida eterna a la que Dios te llamó...