Noticias



Jesús es el Alfa y la Omega, el principio y el fin, Jesús es donde todo comienza; Él no vive en el tiempo, Él es el tiempo. La vida es como una carrera y la mejor manera de ganarla es colocando nuestra mirada en Dios.

Hebreos 12:1-2 RVR 1960
Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, Otra versión de la Palabra dice:

Hebreos 12:2(NTV)
Esto lo hacemos al fijar la mirada en Jesús, el campeón que inicia y perfecciona nuestra fe.

El cristiano debe vivir con su mirada puesta en el Señor, en un mundo con los valores tan distorsionados, a veces parece que hacer lo malo es lo normal y hacer lo bueno es lo anormal.

Cuando quitamos la mirada de Jesús podemos desarrollar tolerancia por aquello que no agrada a Dios. Cuando nos sentimos perdidos y sin rumbo, debemos levantar nuestra mirada a Jesús y recibiremos luz y dirección.

Salmo 27:1
El SEÑOR es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor? ¿Cómo podemos mantener la mirada en el Señor Jesús? Está la técnica de las tres “P” Presencia / Palabra / Práctica

PRESENCIA
¿Qué significa Presencia? Es la búsqueda de la comunión con su Espíritu, búsqueda de intimidad en oración. Pero podrás decir, pastor yo no sé orar... Si puedes hablar puedes orar, orar es hablar con Dios. Busca alabarlo y adorarlo. Si no sabes cómo alabar y adorar a Dios, llega temprano al servicio y pon atención a todo lo que dicen los salmistas cuando estamos en la alabanza y la adoración. Busca estar y amar su casa, es mejor estar un día en su casa, que mil fuera de ella.

Salmos 84:10
Prefiero pasar un día en tu templo que estar mil días lejos de él;

PALABRA
La Palabra es básica para mantener la mirada y el pensamiento en Jesús.

Hebreos 4:12
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Jesús es el verbo, Él es la Palabra, no quites tus ojos de Él. La Palabra cambia el corazón y la mente.

PRÁCTICA
“La práctica hace al maestro”. Hay cosas que no puedes hacer, no porque no puedas hacerlas, si no, porque no las practicas.
¿Quieres lograr algo difícil? Practica
Repetir una y otra vez
Practica obedecer la Palabra.
Practica orar diariamente.
Practica ser fiel con tus diezmos.
Practica hacer su voluntad.
Practica leer la palabra de Dios.
Practica venir a su casa.

Entre más quieres hacer su voluntad, más te das cuenta de que estás cometiendo errores porque estás buscando agradar a Dios. La práctica de poner los ojos en Jesús te lleva a ver cosas que haces mal, que antes ni te dabas cuenta.

Dios quiere que corrijas tus errores. Si ponemos los ojos en Jesús tenemos su promesa que nos irá bien. El Señor desafío a Josué antes del reto que enfrentó, a permanecer practicando lo que había aprendido con Moisés. Cumplir ese desafío tenía promesa de bendición.

Palabra Profética
Josué 1:7-8
“Sé fuerte y muy valiente. Ten cuidado de obedecer todas las instrucciones que Moisés te dio. No te desvíes de ellas ni a la derecha ni a la izquierda. Entonces te irá bien en todo lo que hagas. Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Solamente entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.