Noticias



Hace muchos años un concierto de Chayanne marcó mi vida, no porque haya ido, sino porque mi corazón estaba endurecido por la indiferencia a lo que sucedía a mi alrededor. Ese día al salir del culto un hermano me dijo: “hay un concierto de Chayanne y eso está lleno”. Al oírlo me dio coraje saber que el concierto estuviera lleno y la casa del Señor vacía. Ese día entendí, que Dios quería de mí, un corazón de carne y no un corazón de piedra.

El Señor te trajo hoy aquí para hacer en ti un milagro muy grande.

Él no solo quiere prosperarte, Él quiere regalarte un corazón de carne. Y Dios que es el cirujano, te dará hoy un corazón cero kilómetros, un corazón sano para que puedas ser de bendición para otros, como lo hizo conmigo ese día del concierto. Dios te va a dar tanto que podrás dar a otros; como decía el salmista: “mi copa está rebosando”. Las empresas exitosas se basan en la compasión. Ahora, clama a Dios para que haga de ti, un hombre útil y compasivo para darles a otros. Pídele que te haga un instrumento útil.

Hace una semana hubo una consulta anticorrupción. Pero hoy el Señor te dice: dime siete veces:

1. HEME AQUÍ
2. HEME AQUÍ
3. HEME AQUÍ
4. HEME AQUÍ
5. HEME AQUÍ
6. HEME AQUÍ
7. HEME AQUÍ envíame a mí.

Dios quiere darte un nuevo corazón, quiere activar tu compasión, quiere que le digas: HEME AQUÍ ENVÍAME A MÍ.

Palabra Profética
Ezequiel 11:19-20.
19 Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,
20 para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.