Noticias



Dice Génesis 1:1-2 que en el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Génesis 1:1-2 Estos términos desde el idioma hebreo también significan: “desolada y sin orden”. La versión NVI. dice “la tierra era un caos total.

Todo lo que Dios hace es BUENO Y PERFECTO, pero algo ocurrió entre el versículo 1 y 2 que trajo DESORDEN, VACÍO Y OSCURIDAD a la tierra. No solo estaba en caos, también estaba vacía, pues no había vida, nadie la habitaba. Ante este panorama el Señor empieza a ordenar y preparar el espacio para crear vida.

Dios transforma las circunstancias que están en caos, en desorden y sin vida, para traer orden y vida a nuestras vidas. Dios es restaurador por excelencia. Por eso vemos que en medio de todo este caos el Señor restauró el orden.

Definición de restauración: Reparar, recuperar, recobrar, volver a poner algo en el estado primitivo u original.

Juan 10:10 (NTV) El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; mi propósito es darles una vida plena y abundante.

Cuando leemos el Capítulo 1 del Génesis podemos observar que Él se tomó 4 días para ordenar la tierra, y después crear vida.

Dios separó la luz de las tinieblas. Separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Separó el agua de la tierra, Separó el día de la noche.

Después de ordenar la tierra creó la vida. En los versículos del 20 al 26 narra cómo Dios da la orden de que las aguas produzcan seres vivos, las aves vuelen sobre la tierra, produzca la tierra seres vivos según su género. Y finalmente en el vs 26 crea al hombre

Cuando Dios interviene en una vida, en una familia, en un lugar, transforma el caos en orden. Porque cuando hay orden hay vida. No sé qué área está en desorden en tu vida, si es tu familia, finanzas, negocio, empresa, o tu corazón. Dios quiere traer orden, restaurarte, y alinearte al diseño original.

La Palabra dice que en los días de Ezequiel, el pueblo de Israel estaba pasando un tiempo de caos, de dificultad, guerra, hambre, escasez, el pueblo estaba en desesperanza por las circunstancias que estaban viviendo. (Solo veían como la nación de Israel estaba en ruinas y desolación). Y el Señor le permite al profeta experimentar una visión en donde puede observar el estado del pueblo de Israel y como ÉL quería restáurarlo. La visión no era para llenar a Ezequiel de temor e incertidumbre. Era para llenarlo de esperanza.

La fe no niega la realidad, pero sí transforma la realidad. Dios conoce todo el cuadro completo

Ezequiel 37 (RVR1960)
El valle de los huesos secos. 1La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. 2Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. 3Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. 4Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. 5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. 6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. 7 profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. 8 Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. 9Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. 10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

En el versículo 37 y 38 dice que lo primero que Dios hace es llevar a Ezequiel aun valle (Lugar bajo) En la Biblia, la palabra "VALLE" está asociada con tiempos de dolor, desierto, sequía, sombra y muerte.

Quizás tu vida hoy sea un reflejo de lo que el pasaje de Ezequiel está revelando, y te encuentras totalmente rodeado solo de dificultades, dolor, desesperación, caos y solo ves un valle de sombra y de muerte a su alrededor.

Dios no es indiferente a la situación que estás enfrentando. Dios no es indiferente a tu dolor, a esa enfermedad, a esa crisis familiar, a esa crisis en tu economía.

Salmos 23:4 (RVR1960)
4 aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. El lugar de tu valle, de tu dolor, de tu sequía será el mismo lugar de tu restitución.

Los huesos tenían mucho tiempo de estar secos (extremadamente secos). Representa algo que no tiene vida, que no produce. Algo perdió su funcionalidad. La pregunta es: ¿Cómo llegaron los huesos a este estado de muerte, desolación y sequedad?

1. ¿QUÉ SECA LOS HUESOS?
Tres razones por las que se secan los huesos:

a. Asuntos no resueltos del corazón.
El corazón físico y el corazón del alma hay que guardarlo, cuidarlo. Dice su palabra que de toda cosa debemos de guardarlo porque de él Mana la vida (resentimiento, amargura, angustia, de la falta de perdón) veamos que sucede cuando no guardamos el corazón:

Proverbios 17:22 (RVR1960)
22 El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.

Salmos 32: (NVI)
3mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día.

El enemigo número uno de nuestra restauración se llama silencio. El enemigo trabaja en lo oculto. Equivocadamente creemos que los conflictos se resuelven solos sin enfrentarlos y las heridas se sanan sin un trato especial. Necesitamos exponer las heridas, abrirlas para que reciban cuidado y sanidad.

b. Estar desconectado.
El profeta vio huesos por todas partes, estaban desconectados, desarticulados. Dios no solo nos llama a tener una relación con ÉL, nos llama a una relación con el resto del cuerpo de Cristo (2 corintios 12:12-13). El enemigo conoce el poder que hay en la UNIDAD, él va a dañar la capacidad de relacionarnos, a través de las heridas y ofensas no sanadas, ya que esto nos llevan a relacionarnos con precaución, con sospecha. Cuando estamos heridos consumimos nuestra energía tratando de asegurarnos de que no se produzca nuevas heridas y nos aislamos para no ser más heridos.

En el Seminario RESOLVIENDO MIS CONFLICTOS enseñamos como en nuestra niñez por diferentes causas los puentes relaciones con nuestros padres y seres amados se rompen y en búsqueda de reconectarnos buscamos puentes relacionales falsos. Porque Dios nos creó con la necesidad de relacionarnos.

c. Perder la esperanza.
Ezequiel 37: 11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.

Quien pierde la esperanza se seca, familia que pierde la esperanza se seca, matrimonio que pierde la esperanza se seca, creyente que pierde la esperanza. El enemigo quiere que tú pierdas la esperanza.

La Palabra dice que: Abraham no perdió la esperanza, aunque las circunstancias que estaba viviendo apuntaban a que las promesas de Dios no se cumplirían.

Romanos 4:18-21 (NTV)
18 Aun cuando NO había motivos para tener ESPERANZA, Abraham siguió teniendo esperanza porque había creído en que llegaría a ser el padre de muchas naciones. Pues Dios le había dicho: «Esa es la cantidad de descendientes que tendrás». 19 Y LA FE DE ABRAHAM NO SE DEBILITÓ a pesar de que él reconocía que, por tener unos cien años de edad, su cuerpo ya estaba muy anciano para tener hijos, igual que el vientre de Sara.

20 Abraham siempre creyó la promesa de dios sin vacilar. De hecho, su fe se fortaleció aún más y así le dio gloria a Dios. 21 Abraham estaba plenamente convencido de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete.

Tu FE no se puede debilitar cuando escuchas el diagnóstico médico, ¡No se puede debilitar cuando ves a tus hijos tomando malas decisiones o un mal camino, cuando los indicadores económicos no son favorables!

Cree sin vacilar, cree en las promesas que Dios te ha dado, cree que Él te va a prosperar, cree que Él va restaurar tu matrimonio, tu familia, tu economía.

2. DIOS RESTAURA LO QUE ESTÁ DESORDENADO Y MUERTO.

Filipenses 1:6 (RVR1960)
6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

Dios no deja nada a medias o sin terminar, de esto estaba convencido Pablo. Los seres humanos en ocasiones iniciamos algo y lo abandonamos cuando no vemos los resultados que esperamos o vemos una respuesta inmediata. Dios es un DIOS DE PROPÓSITOS y el cumplirá su propósito en cada uno de nosotros.

Salmos 138:8 (NVI)
8 El Señor cumplirá en mí su propósito. Tu gran amor, Señor, perdura para siempre.

a. La visión.


Ezequiel 37:3
3 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

Esta pregunta desafiaba la FE del profeta. Hay preguntas que Dios te va hacer no para saber cuánto sabes, sino cuánto crees. Viendo este panorama desde la perspectiva humana no había posibilidad de que estos huesos muy secos, que estaban así por mucho tiempo, pudieran vivir.

No sé cuál es tu valle de huesos secos: un cáncer, una enfermedad grave, tu familia a punto de desmoronarse, tu empresa que no produce, tu negocio que no vende, hoy el Señor te pregunta: ¿vivirán esos huesos secos? El profeta responde: Solo tú lo sabes, él afirma su confianza en Dios. Tú lo sabes, en hebreo significa: ÉL YA LO VIO. ¡¡Es decir, muéstrame lo que tú ves!!

2 Corintios 5:7 (RVR1960)
Porque por fe andamos, no por vista.

b. La unidad.

Ezequiel 37:4-7
4 me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. 5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. 6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. 7 profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

Antes de dar vida, Él va a restaurar la unidad de los huesos muertos, extremadamente secos y esparcidos. Una función importante de los huesos en el cuerpo humano es que sirven de soporte para que los músculos se puedan agarrar y cumplan sus funciones. Los huesos no sirven para nada, si están desarticulados, dejan de cumplir la función para lo que han sido creados.

El profeta vio huesos por todas partes, de la misma manera que quizás tú hoy veas a tu familia, desarticulada, separada por todas partes; tus hijos, por un lado, tu matrimonio por otro. Dios va a Sanar tu corazón y el de los tuyos, Las heridas que produjeron que te desconectaras de tu familia, hijo, matrimonio.

Te profetizo que tú vas a ver cada hueso conectarse; tú verás vida en todo aquello que has visto muerte.

Colócate en la puerta de tu casa, y declara que tus hijos regresan; llámalos por su nombre; y, en el nombre poderoso de Jesús, comienzan a conectarse, hueso con hueso, coyuntura con coyuntura. Colócate en la puerta de tu negocio y profetiza a los huesos secos, la Biblia dice que tan pronto los huesos se conectaron, entonces los músculos, los tejidos se formaron; vida comenzó a fluir

c. La obediencia

Ezequiel 37:4-7

4 Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. 5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. 6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. 7 PROFETICÉ, PUES, COMO ME FUE MANDADO; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

Ayer escuché una frase de un predicador: “la fe está ligada a la obediencia”. El profeta hizo como Dios le mandó, no como a él le pareció, no agregó ni quito nada al mandato de Dios. Es decir, no puedes decir que tienes fe y no obedecer lo que Dios te está diciendo que hagas.

La clave de un siervo de Dios es obedecer y hacer. La fe lo llevó a obedecer y la obediencia. Y la obediencia a profetizar

d. Vida

Dios termina lo que inicia. Los huesos se habían juntado, le habían salido tendones, pero no tenían vida. No se había completado la tarea de restauración.

Ezequiel 37:9-10
9 Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. 10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.l

CONCLUSIÓN
Estos huesos estaban condenados a muerte. Solo Dios y Su Palabra podían darles vida. Dios tiene el poder de resucitar lo que está muerto porque Jesús es la Resurrección y la Vida. ¿Cuál es tu valle de huesos secos? Tu matrimonio, una enfermedad, negocio o empresa. Dios les devolverá la vida.

Le queda poco tiempo a ese valle de huesos secos, LEVÁNTATE A PROFETIZAR. Empieza a hablar la Palabra de Dios a lo que habías visto morir, Dios lo resucitará. Tienes hoy la oportunidad de resucitar tu fe, la esperanza.