NECESITO TENER UN CORAZÓN BONDADOSO

Gálatas 5:22-23

"En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad,  fidelidad, humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!"

La bondad es la inclinación a hacer el bien. No una vez, sino ¡siempre! 

Es parte del fruto del Espíritu Santo, lo que quiere decir que es algo depositado en nuestro corazón, pero que a través de nuestra voluntad debemos ejercitarla. 

¿Fácil? ¡No! Sin embargo  Dios quiere que la ejerzamos y la proyectemos a nuestro alrededor.

¿Por qué? 

  • Porque es un mandamiento divino.
  • Porque nos hace libres para amar y perdonar.
  • Porque nos da felicidad y produce alegría al corazón.
  • Porque nos da plenitud. Esto es sentirse completas
  • Porque nos hace trascender. Los que nos siguen imitarán ese fruto del Espíritu Santo. Nuestras generaciones estarán llenas de la bondad de Dios.

¿Cómo lo hago?

  • Pidiéndole al Espíritu Santo que nos ayude a desarrollarla en nuestra vida
  • Ejercitándola día a día. Convirtiéndola en una meta diaria.

DESAFÍO DE LA SEMANA:

Como no podemos dar de aquello que no tenemos, no podremos disimular la falta de bondad, porque en cualquier momento quedaremos al descubierto. Dios quiere nuestra transparencia e integridad. 

Por eso...

  • Cada día orarás al Señor para que fortalezca en ti este fruto del Espíritu Santo.
  • Ejercitarás la bondad deteniéndote en cada situación contraria a tus deseos. 

Es fácil ser bondadosos con quienes amamos, más no con aquellos que no son tan cercanos.

Recuerda:

Mateo 12:35

"Una persona buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón..."

Mónica de Bruzon.

Pra. Centro Bíblico Internacional Weston.

 

COMENTARIOS

ANI SUAREZ McCAUSLAND

Sab, 12 de Nov

Es el Espíritu Santo quien nos da para dar. KatitzoByAni

Mayelin Hernandez

Lun, 29 de Ago

Es una excelente palabra para reflexionar sobre lo que Dios nos dice en su Palabra y recordar el ejemplo de vida de Jesús, el cual debemos imitar.

Silvana

Sab, 27 de Ago

Es cierto que es más fácil ser bondadosos con aquellos que los son con nosotros. El reto es ejercitar el músculo espiritual al imitar el carácter de Crusto y abrir nuestro corazón al Espíritu Santo en esa área que necesitamos crecer. Gracias hermana Mónica por este blog que se será de gran bendición.