DESPOJÁNDONOS DE LO QUE NOS IMPIDE REFLEJAR LA BONDAD

 Efesios 4:25-32 NTV

“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

La bondad es una virtud que nuestro Padre celestial desea que desarrollemos en nuestras vidas. 

Dios mismo nos lo demuestra siendo ejemplo supremo de la verdadera bondad.

Jesús dijo en Mateo 5:45b: “… él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos.”

Somos sus hijas y debemos desarrollar el carácter de su hijo Jesucristo en nosotros para poder reflejar su bondad divina a los que nos rodean. Sé que es nuestro deseo hacerlo, pero en ocasiones nos sentimos frustradas porque no lo conseguimos.

Pablo exclamó un día: “Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago”. Romanos 7:19 NTV

Entonces, ¿qué necesitamos hacer para ser bondadosas? La clave la encontramos en este pasaje: “Líbrense de toda amargura, furia, enojo, palabras ásperas, calumnias y toda clase de mala conducta”. Efesios 4:31 NTV. Debemos liberarnos de toda amargura. 

Hay procesos que llenan nuestro corazón de amargura, furia y enojo. Esto le sucedió a Noemí quien perdió a su esposo y a sus dos hijos: “Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso” Rut 1:20 RVR 1960

La amargura nos impide percibir la bondad de Dios y la de los demás. Rut y Orfa, nueras de Noemí, quisieron acompañarla a su lugar de origen, Belén, pero ella no supo apreciar el gesto de bondad que ellas estaban manifestándole.

Debemos aprender del rey David. Por 10 años fue perseguido por Saúl de manera injusta. Tenía que ir de lugar en lugar escondiéndose, lejos de su familia, de los suyos, pero en medio de este proceso injusto, él exclamó:

“Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes.” Salmos 27:13 RVR1960.

 

¿Qué debemos hacer?

Despojémonos de todo lo que nos está impidiendo recibir la bondad del Señor y para lograrlo te hago el siguiente desafío.

 DESAFÍO DE LA SEMANA:

1. Identifica qué situación o proceso está llenado tu corazón de amargura:

• Pérdida de un ser querido, de un empleo o un bien material

• El rompimiento de una relación amorosa

• Una situación injusta en el lugar donde laboras.

2. Después de identificar la situación, perdona a las personas que te hicieron daño u ofendieron, y renuncia a toda raíz de amargura.

3. Por último haz un listado de todas las cosas buenas que has recibido del Señor y de las personas que están a tu lado, y da gracias por cada bendición.

Marlen Fonseca

COMENTARIOS

ANI SUAREZ McCAUSLAND

Sab, 12 de Nov

Sí, el resentimiento es el terreno fertil para la amargura. Perdonar nos libera del dolor que produce el rencor y ablanda nuestro corazón. Nos abre a dar del Amor que hemos recibido de Dios y nos llena de agradecimiento por tanta bendición. Que revisar nuestro corazón a los pies del Señor cada noche, sea una prioridad, nuestra fuente de gracia y nuestro descanso. KatitzoByAni

martha romero

Sab, 10 de Sep

Trabajar para tener un corazón libre de amargura es el camino para reflejar la bondad de Dios, es un proceso donde solo el Espíritu Santo nos dará la victoria, es necesario perdonar para poder avanzar, es mi decisión ahora....

Piery

Dom, 04 de Sep

Podemos tener las ganas y la decision de dejar todo acto de amargura, pero por algo pablo decia que queria hacer lo bueno pero al final no lo podia hacer; es precisamente eso, que debemos identificar cual es realmente la raiz de amargura q nos hace fallar y no ser realmente bondadosos, asi nos duela debemos incistirle al espiritu santo que nos lleve a esa raiz y comenzar a pedir sanidad alli.

Smithe919

Dom, 04 de Sep

I will immediately grab your rss feed as I can not find your email subscription link or enewsletter service. Do you've any? Please let me know in order that I could subscribe. Thanks. aeeefabddbfdekca

Ruby Villegas

Sab, 03 de Sep

Definitivamente hay sabiduría divina en éste texto. Soy víctima y me he convertido en víctima ría por no arrancar la raíz de amargura de mi corazón y pensamientos. Gracias por éste artículo y trabajare en el desafío. Puedo ser libre en cristo Jesús

Alba Aguirre

Sab, 03 de Sep

Aunque el enojo, la rabia y frustración sean obstáculos para ser bondadosos con quien nos hizo daño, es más gratificante cuando soltamos todos esos sentimientos negativos y decidimos tener un acto de bondad con alguien que quizás no lo merezca, pero al final eso nos ayuda a ser mejores personas a ser solidarios y humildes. Y con seguridad nuestra recompensa viene de la eternidad.

Ana Lucía Angarita

Sab, 03 de Sep

El perdón es la llave para poder experimentar el gozo de Dios, cuando perdonas, hasta las articulaciones se alivianan y nuestro corazón experimenta La Paz que sobrepasa cualquier circunstancia. Qué buen artículo !!!

Carmen Lafont

Sab, 03 de Sep

Así es Pastora ,la amargura es una coraza que nos impide manifestar la bondad y el amor que El Señor ha depositado en nosotras y un consejo para despojarnos de toda amargura es Ser como Jesús ,mansos y humildes de corazón ,así encontraremos descanso y en este reposo podremos dar y recibir la bondad o el bien que Dios nos tiene a cada una .