LA UNIDAD ES EL REFLEJO DE LA BONDAD DIVINA

 

 

“No pido sólo por ellos, sino también por los que creerán en mí cuando escuchen su mensaje. Te pido que se mantengan unidos entre ellos, y que así como tú y yo estamos unidos, también ellos se mantengan unidos a nosotros. Así la gente de este mundo creerá que tú me enviaste. Yo les he dado a mis seguidores el mismo poder que tú me diste, con el propósito de que se mantengan unidos. Para eso deberán permanecer unidos a mí, como yo estoy unido a ti. Así la unidad entre ellos será perfecta, y los de este mundo entenderán que tú me enviaste, y que los amas tanto como me amas tú.

Padre, los seguidores que tengo me los diste tú, y quiero que estén donde yo voy a estar, para que vean todo el poder que me has dado, pues me has amado desde antes de que existiera el mundo. »Padre, tú eres justo, pero los de este mundo no conocen tu justicia. Yo sí te conozco, y los que me diste saben que tú me enviaste. Les he dicho quién eres, y no dejaré de hacerlo, para que se mantengan unidos a mí, y para que amen a los demás como tú y yo nos amamos.”

(Juan 17:20-26 TLA)

 

Podemos observar como Jesús elevó una oración e intercesión por nosotros, por su Iglesia, haciendo énfasis en que debemos ser uno para que el mundo crea. Esto nos dice que: cuando hay unidad, hay cosecha.

 

Es el sueño de Dios que nosotros permanezcamos unidos, primero con Él y luego con nuestras familias, cercanos y su Iglesia.

 

Desde el principio de la creación fue Su intención que permaneciéramos unidos, pero la crueldad del enemigo de Dios fue depositada desde los comienzos, logrando que el hombre y la mujer quedaran separados de Dios, y como resultado las familias fuesen divididas y las relaciones destruidas.

Estamos en un tiempo difícil en el que abundan las guerras basadas en la lucha por el poder, el odio, la envidia, los divorcios, las infidelidades, los resentimientos y las enfermedades. Las crisis, como se conocen ahora, hacen que el ser humano viva tiempos llenos de dificultad.

 

No obstante, creo fielmente que Dios está levantando un remanente en Su Gracia y Poder, para que pueda reflejar, a pesar de los tiempos difíciles, el sueño de Dios: vivir en unidad.

El Señor durante toda la historia de la humanidad, a pesar de los errores del hombre, siempre ha guardado un remanente que anhela serle fiel y obedecerle, para así mostrar al mundo que sí hay otro camino.

 

Mujer, a ti que estás leyendo este artículo, te invito a que le busques en intimidad, crezcas en Su conocimiento y a través de Sus revelaciones puedas cambiar tu destino. Dios no te creó para fracasar, ni para sufrir… ¡Dios te creó con grandes propósitos! Él hoy te dice que serás instrumento para reflejar Su bondad, mostrando unidad en donde quiera que estés.

 

  • No es lo mismo estar juntos que unidos.
  • Dios quiere que se levanten generaciones unidas.
  • La unidad desata el poder de Dios.

 

Es tiempo de reconciliación, tiempo en el que a través de tu amor, ternura, delicadeza, dedicación, paciencia y sacrificio podrás mostrar la bondad de Dios; y tus seres queridos, amigos, familiares, compañeros, inclusive hermanos de la iglesia, verán en ti un ejemplo a seguir.

 

DESAFÍO DE LA SEMANA

 

Te invito a que en esta semana ores a Dios para que puedas ser puente de unión.

Luego de orar hay que accionar:

 

  • Identifica a alguien con quien  ya no estés unida.(familiar, amiga, vecina o compañera de trabajo).
  • Pide a Dios que te ayude a perdonar los errores de esa persona que hayan causado en ti dolor, decepción y frustración.
  • Ten un acto de amor para con esa persona.

Rompe los esquemas, y no permitas que el orgullo te aleje.

 

Te animo a que reflejes la bondad de Dios en tu vida.

Sé la mujer de proverbios 31

Recuerda: ¡Solas no podemos, pero unidas venceremos!

Pastora Betty Vergara

Iglesia Centro Bíblico Internacional Barcelona.

COMENTARIOS

ANI SUAREZ Mc CAUSLAND

Sab, 12 de Nov

La unidad con los demás comienza con la unidad con Él. Solamente en el lugar secreto Él nos enseña, nos equipa y nos prepara. En la intimidad es donde encontramos y recibimos todo lo que sin Su luz no vemos, lo que sin Su guía a no entendemos, lo que sin Su gracia no poseemos. KatitzoByAni