Pastores

Siempre hay un antes y un después. Un errar pero un corregir, un hacer daño pero también un enmendar, un viejo hombre pero también uno nuevo que a través de Cristo se renueva día a día. Hay decisiones que nos llevan a tomar NUEVOS PUNTOS DE PARTIDA y la decisión más importante es la de haber creído y confesado a JESÚS COMO SEÑOR Y SALVADOR. A través de esta reflexión quiero llevarte a una historia inspiradora de un movilizador y un hombre inquieto por conocer más.