Jacob, el patrón del bien