Cómo exhibir más divinidad que humanidad