Tu fe: ¿probada o tentada?