El valor del compromiso con Dios