No es lo mismo ser sal, que estatuas de sal