Dios te da la fuerza; la meta la pones tú.