La revelación de la palabra con el Espíritu Santo