Inteligencia espiritual, venciendo la amargura.