La responsabilidad del creyente para con la iglesia