Somos barro en las manos del alfarero