2 grandes advertencias: Abandonar la fe y el pecado deliberado