Palabra Profetica


Lunes, 22 de Mayo

Rhemas Pr. Frank Smit


Entrénate en la piedad


1 Timoteo 4:7
En lugar de eso, entrénate para la sumisión a Dios.
En la Biblia, Nueva Versión Internacional dice: Más bien, ejercítate en la piedad, Nos invita a ejercitarnos en la piedad. Esto significa entrenarse para parecernos a Dios; ser más como Dios, demanda un entrenamiento y es un entrenamiento con su Palabra.

Cuatro claves para entrenarse en la Palabra.

1.Deseo
Necesitamos cambiar la perspectiva de este libro. Si queremos crecer en el deseo por la Palabra tendremos que dejar de ver la Biblia como solo un libro de escrituras para verlo como un libro de encuentros.

2. Disciplina
Disciplinarse significa "moldearse", corregirse, hacerse fuerte, entrenarse. La disciplina demanda
* Intencionalidad
* Propósito
* Planeación
La disciplina es algo que debemos trabajar porque no es algo natural. Debemos ser educados en la disciplina de la Palabra. En esa intencionalidad ayuda conocer las diferentes disciplinas espirituales:
* La lectura
* La meditación
* La reflexión
* La memorización
* La aplicación
3. Deleite
El salmista decía: “tu ley es mi deleite”. Deleitarse en la Palabra tampoco llega solo, el deleitarse en la Palabra es un placer que debemos cultivar. Después de 5 años en Asía, yo aprendí que uno puede cultivar su paladar para deleitarse en la comida que inicialmente no te gusta. Así mismo nos cultivamos saboreando cada pasaje, cada capítulo y cada libro. Necesitamos cultivar ese deleite, porque este libro no es solo para nuestra información sino para nuestra transformación.

4. Devoción
Devoción por la Palabra tiene que ver con enamorarse más de Dios. Dios expresa su amor por nosotros en la Biblia y nosotros respondemos a ese amor a través de nuestra devoción por la Palabra. Es pasar de la simpleza de solo conocerla para tener una pasión por conocer a Dios.

Devoción sin disciplina nos llevará a solo soñar y disciplina sin devoción nos hará renunciar. La disciplina y la devoción te llevaran al deleite.

Al final más que solo buscar dominar la Palabra debemos buscar que la Palabra nos domine. Estamos llamados a ser no solo una iglesia que cree en la Palabra sino una iglesia que vive la Palabra.

Palabra Profética
Salmos 119:9-16 (NVI)
9 ¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra. 10 Yo te busco con todo el corazón; no dejes que me desvíe de tus mandamientos.
11 En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti.
12 ¡Bendito seas, Señor ¡Enséñame tus decretos!
13 Con mis labios he proclamado todos los juicios que has emitido.
14 Me regocijo en el camino de tus estatutos más que en todas las riquezas.
15 En tus preceptos medito, y pongo mis ojos en tus sendas.
16 En tus decretos hallo mi deleite, y jamás olvidaré tu palabra.