Palabra Profetica


Lunes, 20 de Noviembre

Rhemas Pr. Eduardo A. Jimeno R.


UN MILAGRO POR FIRMAS


“Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. Éste, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios. Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios. Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido.”

Un peligro que puede enfrentar una iglesia, es el vivir sin expectativas, es el peligro de acostumbrarse a las cosas, y no esperar nada nuevo.
¿Cuáles son las características de una expectativa enferma?
Otros te llevan.
Crees que todo se soluciona con plata.
Tiene malas relaciones interpersonales.
Se conforma con ser un espectador de lo que Dios hace con otros.
No tiene libertad para adorar a Dios.

Veamos cómo trabajar la expectativa
I. ROMPA LA INERCIA
No improvise más, no más "si Dios quiere", agéndese, no menosprecie lo que puede hacer, no deje de hacer lo bueno que sabe que puede hacer. Santiago 4:17.

II. ENCUENTRA UN COMPAÑERO DE FE.
Únase a gente con la que pueda hablar libremente de los planes de Dios con su vida. Encuentra a alguien con quien te sientas en confianza para testificar de Dios. ¿Cuántas cosas dejas de hacer por pena a quién va a tu lado?

III. DESARROLLA SENSIBILIDAD ESPIRITUAL.
No camines tan rápido, detente, y mira la necesidad que hay a tu alrededor, reconoce los tesoros que Dios puso en ti. Acepta que no todo se soluciona con plata, y aún sin plata eres una gran bendición.

En Colombia se ha puesto de moda, que todo se resuelve recolectando firmas; ¿qué hubiese pasado si Pedro y Juan se detienen a buscar firmas para hacer un milagro?

¿Ridículo? Ridículo es pasar otro día sin creer, sin hacer algo grande de parte de Dios tan solo porque a nuestro parecer, debemos llenar muchos requisitos para ver algo bueno de Dios en nuestra vida.

Tú eres llamado a hacer milagros de parte de Dios, Él va a poner milagros en tus manos a favor de otros, Dios va a utilizar esta iglesia para devolverle el gozo a la gente, la gente se va a asombrar con el cambio que Dios va a hacer en ti, tú caminaras y las señales te seguirán. ¿Qué está esperando?, ¿Qué crees que va a pasar?, ¿Ya se rindió?, ¿Ya se conformó?, ¿Cuándo venía de camino a la iglesia, pensó como Pedro y Juan que algo grande va a pasar, o ya no cree en nada?, ¿Puede adorar a Dios con libertad por los milagros que ha hecho en ti, y en lo que te ha usado a favor de otros?