“De la tierra a la eternidad” Parte 1

Septiembre 14 de 2021

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

 

PALABRA GA

Semana del 13 al 19 de septiembre de 2021

 

PREDICADOR: Pr. Pedro Charris.

TEMA: La eternidad.

TÍTULO DEL MENSAJE: “De la tierra a la eternidad” Parte 1

TEXTO BASE: Juan 14:1-3 RV’60

DINÁMICA DE IMPACTO: (Texto, video, canción, ilustración, testimonio, actividad, diálogo, que introduzca a los participantes en el tema).

REFLEXIÓN: (Se puede solicitar que esta reflexión la hagan algunos de manera voluntaria).

APRENDIZAJE EN ACCIÓN: (Desarrollo del contenido del tema, a partir de preguntas orientadoras. Recuerde hacerlo a manera de tertulia)

 

 

Introducción

Hoy hablaremos del triunfal momento en que partamos de esta tierra. Ya sea que muramos en Cristo o quedemos vivos en el instante del arrebatamiento.

Tito 2:11-14, Hechos 1:9-11, Filipenses 3:20-21 RV’60

 

 

Desarrollo

1.- RAPTO O EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA. 1 Tesalonicenses 4:13-18 RV’60

 

Cristo viene por su iglesia. Necesitamos tener esperanza en medio de un mundo lleno de caos. Es un evento sobrenatural. Donde muchos se irán. Pero otros lamentablemente se quedarán. Su iglesia será arrebatada. Los que se mueran antes del arrebatamiento y mueran en Cristo serán levantados y resucitados primero.

 

Ø ¿Qué expectativas tienes en tu corazón respecto al rapto de la iglesia?

 

 

 

 

2.- EL TRIBUNAL DE CRISTO Y LAS BODAS DEL CORDERO.

2 Corintios 5:10, 1 Corintios 3:11-15 RV’60

 

Que tus obras en la tierra repercutan en el cielo. Las bodas del Cordero serán ese momento en que la iglesia la novia se encuentra con su amado Señor Jesús.

Apocalipsis 19:6-9 RV’60

 

 

3.- PERÍODO DE TRIBULACIÓN. Daniel 9:25-27 RV’60

Serán tres años y medio de tribunal y tres años y medio de gran tribulación.

Será para aquellos que se queden después del arrebatamiento.

 

 

 

CONCLUSIÓN

Jesucristo es todo poderoso

Procura estar seguro de tu salvación.

Cristo viene pronto.

Somos salvos por gracia.

 

 

TRASCENDENCIA – RETO.

Confirmar a Jesús como el absoluto Señor y Salvador de nuestras almas.