A LA SOMBRA DEL ALA DE DIOS

Noviembre 30 de 2020

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

Fecha: Noviembre 30

Título: A LA SOMBRA DEL ALA DE DIOS.

Texto: Génesis 19: 1-11

Haz click aquí para escuchar la alabanza sugerida para hoy…

 

Génesis 19: 1-11 (RV’60)

Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo,

y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la calle nos quedaremos esta noche.

Mas él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron.

Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo.

Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.

Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí,

y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad.

He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.

Y ellos respondieron: Quita allá; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, a Lot, y se acercaron para romper la puerta.

10 Entonces los varones alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron la puerta.

11 Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se fatigaban buscando la puerta.

 

 

Génesis 19: 1-11 (NTV)

Al anochecer, los dos ángeles llegaron a la entrada de la ciudad de Sodoma. Lot estaba allí sentado y, cuando los vio, se puso de pie para recibirlos. Entonces les dio la bienvenida y se inclinó rostro en tierra.

—Señores míos —dijo él—, vengan a mi casa para lavarse los pies, y sean mis huéspedes esta noche. Entonces mañana podrán levantarse temprano y seguir su camino.

—Oh, no —respondieron ellos—. Pasaremos la noche aquí, en la plaza de la ciudad.

Pero Lot insistió, y finalmente ellos fueron con él a su casa. Lot preparó un banquete para ellos, con pan sin levadura recién horneado, y ellos comieron; 

pero antes de que se fueran a dormir, todos los hombres de Sodoma, tanto jóvenes como mayores, llegaron de todas partes de la ciudad y rodearon la casa. 

Y le gritaron a Lot:

—¿Dónde están los hombres que llegaron para pasar la noche contigo? ¡Haz que salgan para que podamos tener sexo con ellos!

Entonces Lot salió de la casa para hablar con ellos y cerró la puerta detrás de sí.

—Por favor, hermanos míos —suplicó—, no hagan una cosa tan perversa. 

Miren, tengo dos hijas vírgenes. Déjenme traerlas, y podrán hacer con ellas lo que quieran. Pero les ruego que dejen en paz a estos hombres, porque son mis huéspedes y están bajo mi protección.

—¡Hazte a un lado! —gritaron ellos—. Este tipo llegó a la ciudad como forastero, ¡y ahora actúa como si fuera nuestro juez! ¡Te trataremos mucho peor que a esos hombres!

Y se lanzaron contra Lot para tirar la puerta abajo.

10 Pero los dos ángeles extendieron la mano, metieron a Lot dentro de la casa y pusieron el cerrojo a la puerta. 

11 Luego dejaron ciegos a todos los hombres que estaban en la puerta de la casa, tanto jóvenes como mayores, los cuales abandonaron su intento de entrar.

 

___________________________

 

COMENTARIO

 

Estimado lector:

 

Este es uno de los pasajes más tenebrosos que se encuentran en la Biblia: La inminencia de una violación sexual masiva. 

 

La situación en sí misma fue terrible; pero aún más terrible, fue la “solución” que ofreció Lot, como consecuencia del decrecimiento en su vida espiritual, que comenzó cuando colocó su mirada en Sodoma (Génesis 13:10); después, colocó su tienda más cerca de Sodoma (Génesis 13:12); y finalmente, hábito en Sodoma (Génesis 14:12).

 

Ahora estaba sentado en la puerta de Sodoma (v 1), indicando que ya era un líder cívico. Lot era un hombre justo, que se entristecía por el pecado que veía en su alrededor (2 Pedro 2:7-8); pero por sumergirse en la vida de aquella ciudad, destruyó su testimonio (v 9) y, solo unos pocos de su familia se salvaron.

 

El ofrecimiento de sus hijas fue una alternativa absolutamente espantosa para venir de un hombre justo. Claramente, esta situación resultaría aterradora para cualquier padre o madre de hijas jóvenes; pero fue el resultado de sumergirse en el pecado y, de tener una fe débil. 

 

Lot lanzó la expresión: Estos varones vinieron "a la sombra de mi tejado" (v 8). Término que también se usa para "a la sombra del ala de Dios", que es una metáfora de protección y cuidado (Salmos 17:8; 36:7; 57:1; 63:7).

 

Y en efecto eso sucedió, porque Dios tuvo misericordia de Lot; y, a través de sus ángeles, los protegió a él y a su familia (v 10-11). Pero en aquel momento, Lot debía tomar una decisión radical: Salir inmediatamente de Sodoma.

 

El creyente puede correr el riesgo de tomar decisiones nefastas; o puede quedar atrapado en medio de situaciones adversas, por causa de una tibieza espiritual y de consentir el pecado. Pero Dios es bueno, y a pesar de todo, ampara y libra del mal (Mateo 6:9-13). Y al igual que Lot, hay que salir de Sodoma.

 

¿Qué vas a hacer?      ¿Cómo lo vas a aplicar hoy?   ¿En qué área?

Emocional ___ Familiar ___ Espiritual ___ Financiera ___ Otro ___.

 

 

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES