CUANDO EL JUICIO ES INEVITABLE.

Noviembre 28 de 2020

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

Fecha: Noviembre 28

Título: CUANDO EL JUICIO ES INEVITABLE.

Texto: Génesis 18:16-25

Haz click aquí para escuchar la alabanza sugerida para hoy

 

Génesis 18:16-25 (RV’60)

16 Y los varones se levantaron de allí, y miraron hacia Sodoma; y Abraham iba con ellos acompañándolos.

17 Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,

18 habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?

19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

20 Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo,

21 descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré.

22 Y se apartaron de allí los varones, y fueron hacia Sodoma; pero Abraham estaba aún delante de Jehová.

23 Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío?

24 Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él?

25 Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?

 

Génesis 18:16-25 (NTV)

16 Después de haber comido, los hombres se levantaron y miraron hacia Sodoma. Cuando salieron, Abraham caminó un tramo con ellos para despedirlos.

17 «¿Ocultaré mis planes a Abraham? —preguntó el Señor—. 

18 Pues Abraham sin duda llegará a formar una nación grande y poderosa, y todas las naciones de la tierra serán bendecidas por medio de él. 

19 Yo lo escogí a fin de que él ordene a sus hijos y a sus familias que se mantengan en el camino del Señor haciendo lo que es correcto y justo. Entonces yo haré por Abraham todo lo que he prometido».

20 Así que el Señor le dijo a Abraham:

—He oído un gran clamor desde Sodoma y Gomorra, porque su pecado es muy grave. 

21 Bajaré para ver si sus acciones son tan perversas como he oído. Si no es así, quiero saberlo.

22 Los otros hombres se dieron la vuelta y se dirigieron a Sodoma, pero el Señor se quedó con Abraham. 

23 Abraham se le acercó y dijo:

—¿Destruirás tanto al justo como al malvado? 

24 Supongamos que encuentras cincuenta personas justas en la ciudad, ¿aun así la destruirás y no la perdonarás por causa de los justos? 

25 Seguro que tú no harías semejante cosa: destruir al justo junto con el malvado. ¡Pues estarías tratando al justo y al malvado exactamente de la misma manera! ¡Sin duda, tú no harías eso! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no haría lo que es correcto?

 

___________________________

 

Estimado lector:

 

Inherente al llamamiento de Abraham estaba el propósito de Dios de que él fuera un guía espiritual en el hogar y les enseñara a sus hijos el camino del Señor. Con el llamamiento de Abraham, Dios constituyó al padre como el responsable de instruir a sus hijos para que “guarden el camino de Jehová haciendo justicia y juicio” (v. 19).

 

Sodoma y Gomorra pecaron al punto de llevar al pueblo y sus habitantes a un estado tan grave que era inevitable el juicio. Dios no pasa por alto el pecado; Él ve toda maldad, injusticia e inmoralidad que se comete. En el momento oportuno, no hubo arrepentimiento del pecado y Dios se vio obligado a juzgar y condenar.

 

Abraham, por su interés en su primo Lot, pidió a Dios que no destruyera las ciudades. Dios respondió a la oración de Abraham, aunque no de la manera que él esperaba. Dios no destruyó a los justos con los malvados. Salvó a los justos, pero destruyó a los culpables.

 

COMENTARIO:

 

La instrucción paternal de manifestar el amor a Dios es muy importante en el bienestar espiritual de los hijos, tratando de conducirlos a una relación de fe con Dios, amándolo, respetándolo y sirviéndole diligentemente con todo el corazón. Esta instrucción debe partir desde el interior del hogar con el apoyo de la madre. Asimismo, habrá un día que vendrá la futura ira de Dios sobre el mundo, pero Dios ha prometido salvar a los justos.

 

¿Qué vas a hacer?      ¿Cómo lo vas a aplicar hoy?   ¿En qué área?

Emocional ___ Familiar ___ Espiritual ___ Financiera ___ Otro ___.

 

 

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES