Dios siempre busca el bien del culpable (tú y yo)

Octubre 27 de 2020

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

Fecha: Octubre 27

Título: Dios siempre busca el bien del culpable (tú y yo)

Texto: Génesis 4:13-16

Haz clic aquí para escuchar la alabanza sugerida para hoy….


 

Génesis 4:13-16 (RV’60)

13 Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado.

14 He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.

15 Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara.

16 Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén.

 

 

Génesis 4:13-16 (NTV)

13 Caín respondió al Señor:

—¡Mi castigo es demasiado grande para soportarlo! 

14 Me has expulsado de la tierra y de tu presencia; me has hecho un vagabundo sin hogar. ¡Cualquiera que me encuentre me matará!

15 El Señor respondió:

—No, porque yo castigaré siete veces a cualquiera que te mate.

Entonces el Señor le puso una marca a Caín como advertencia para cualquiera que intentara matarlo. 

16 Luego, Caín salió de la presencia del Señor y se estableció en la tierra de Nod, al oriente de Edén.

 

___________________________

 

COMENTARIO

 

Estimado lector.

En esta porción de la Palabra, se denota claramente la reacción del primer homicida que relata la Biblia frente al juicio de Dios y cómo, de manera irónica, el asesino teme ser asesinado, reconociendo la incompatibilidad entre El Creador y él, después de su cruenta falla.

 

Caín se lamenta y reconoce que deberá esconderse de Dios, pues su nueva situación le impide la cercanía con su Creador y deberá aceptar el destierro. En esa carrera desesperada, cualquiera podrá acabar con él, pues Dios ya no le protege. Caín se siente reo de muerte: si Dios no ejecuta ahora la sentencia, cualquier ser humano la ejecutará. Andar vagabundo sin protección ni amparo, sin refugio ni asilo, expuesto a la venganza de cualquiera, es insoportable para Caín, es un castigo tan duro o más fuerte que la muerte. Pero entra Dios con su Divina valoración ante tal acto y le pone una marca a Caín y, pese a que lo expulsa, lo protege; nadie lo podrá tocar, porque Dios es quien juzga y decreta “NO” otro y NO le quita la vida, dando tiempo, quizá, al arrepentimiento (¡qué Gran amor!); Dios establece, como pena al crimen, el destierro, pero también asegura la protección de Caín de cualquiera que le ataque, pues prohíbe la venganza, es decir, pone límite, en ese momento a la violencia entre los humanos.

 

La historia de Caín y Abel habla del primer pecado concreto cometido por el hombre contra el hombre. La enemistad con Dios y la creación, así como entre hombre y mujer, fruto del primer pecado, se prolongan ahora a las relaciones entre los hombres, entre iguales; trata también de la justicia divina, que se conjuga con la misericordia. Dios responde al mal con castigo, pero el castigo que aplica es limitado, busca el bien del culpable; como siempre, Dios plantea sobre el bien y el mal la justicia y la misericordia en Dios, la retribución de las obras buenas y malas, la fraternidad y la responsabilidad.

 

¿Qué vas a hacer?      ¿Cómo lo vas a aplicar hoy?   ¿En qué área?

Emocional ___ Familiar ___ Espiritual ___ Financiera ___ Otro ___

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES