LA ALIANZA CON DIOS NOS DA HERENCIA

Enero 22 de 2021

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

VIERNES | ENERO 22

 

PACTO CON ABRAHAM

 

Génesis 12: 1-3

“Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.

Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 

Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”

 

TITULO:   LA ALIANZA CON DIOS NOS DA HERENCIA

 

Estimado lector:

Abraham recibió una poderosa promesa de parte de Dios, siendo necesario establecer una alianza con Él. El patriarca debía dejar su tierra natal y a sus seres más queridos, dejarlo todo e irse voluntariamente con Dios ya que su país se había vuelto idólatra, también debía confiar en Dios más de lo que lo veía, tenía que abandonar su tierra para ir a un lugar desconocido. Note que Dios no dice: "Es una tierra que te daré", sino simplemente "una tierra que te mostraré", tampoco le dice qué tierra era, ni qué tipo de tierra; pero debió seguir a Dios con una fe enorme (v. 1). Como si esto fuera poco, la promesa de Dios que era hacer de Abraham “una nación grande” (v. 2), llegó en el momento en que el patriarca no tenía hijos, sin embargo, Abraham siguió dependiendo de Dios, creyéndole a Dios (Génesis 15:1-6) y aún sin tener esa descendencia esperada y prometida selló la alianza con Dios (Génesis 17:4).

 

Así como con Abraham, Dios quiere establecer una alianza con sus hijos para recibir herencia de vida eterna y para lograrlo deberán hacer cosas para Dios que nunca antes habían hecho, tener comunión con Él para recibir promesas alineadas al propósito divino, tener la confianza de que Dios los respalda, creerle a Dios aún en los momentos de duda, desánimo e incertidumbre y sellando las promesas renunciando a todo aquello que implique riesgo de alejarnos de su cumplimiento.

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES