NOS JUSTIFICA POR SU OBRA, NO POR LAS NUESTRAS.

Julio 21 de 2021

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

Fecha: Julio 21

Título: NOS JUSTIFICA POR SU OBRA, NO POR LAS NUESTRAS.

Texto: Romanos 3: 27-31

Haz click aquí para escuchar la alabanza sugerida para hoy.


Romanos 3:27-31

27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.

28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles.

30 Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.

31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.

 

Romanos 3:27-31

27 ¿Podemos, entonces, jactarnos de haber hecho algo para que Dios nos acepte? No, porque nuestra libertad de culpa y cargo no se basa en la obediencia a la ley. Está basada en la fe. 

28 Así que somos hechos justos a los ojos de Dios por medio de la fe y no por obedecer la ley.

29 Después de todo, ¿acaso Dios es solo el Dios de los judíos? ¿No es también el Dios de los gentiles? Claro que sí. 

30 Hay solo un Dios, y él hace justas a las personas—tanto a los judíos como a los gentiles— únicamente por medio de la fe. 

31 Entonces, si hacemos énfasis en la fe, ¿eso significa que podemos olvidarnos de la ley? ¡Por supuesto que no! De hecho, solo cuando tenemos fe cumplimos verdaderamente la ley.

 

Estimado lector:

Este pasaje enseña una lección importante acerca de la salvación. La justicia de Dios en la ley implicaba juicio y condenación, pero Su justicia en Cristo implica redención gratuita para todos los que creen en Él, sin ninguna acepción de personas. La justicia de Dios en Cristo opaca nuestras obras como hombres, quedando estas obsoletas e invalidadas para cualquier justificación ante Él. Pero también, hace resaltar la grandeza de Su obra gloriosa. No hay nada que el hombre pueda hacer que se compare a lo hecho por Cristo, por esto nadie se justificará por buenas obras. Esta verdad, nos da la certeza de que no tenemos motivo alguno para gloriarnos o sentirnos seguro de nosotros mismos. La mentira más grande que el enemigo y el mundo ha querido sembrar en nuestros corazones es que estamos en la capacidad de hacernos aceptables a Dios a través de las obras. Y al ponerla en práctica, esta le roba la gloria a Dios.

¿Pensamos aún que nos salvaremos por nuestras buenas obras? Si es así corrijamos aquello y confiemos en que solo Cristo basta para salvarnos. Por otro lado ¿Anunciamos correctamente el evangelio a las demás personas? Hoy, Dios nos pregunta: ¿Qué harás con mi Hijo, que murió por ti en la cruz?

 

¿Qué vas a hacer?      ¿Cómo lo vas a aplicar hoy?   ¿En qué área?

Emocional ___ Familiar ___ Espiritual ___ Financiera ___ Otro ___.

 

 

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES