OBEDIENCIA INMEDIATA

Noviembre 25 de 2020

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

Fecha: Noviembre 25

Título: OBEDIENCIA INMEDIATA.

Texto: Génesis 17:15-27

Haz click aquí para escuchar la alabanza sugerida para hoy…

 

Génesis 17:15-27 (RV’60)

15 Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre.

16 Y la bendeciré, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá a ser madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella.

17 Entonces Abraham se postró sobre su rostro, y se rió, y dijo en su corazón: ¿A hombre de cien años ha de nacer hijo? ¿Y Sara, ya de noventa años, ha de concebir?

18 Y dijo Abraham a Dios: Ojalá Ismael viva delante de ti.

19 Respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él.

20 Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré, y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera; doce príncipes engendrará, y haré de él una gran nación.

21 Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene.

22 Y acabó de hablar con él, y subió Dios de estar con Abraham.

23 Entonces tomó Abraham a Ismael su hijo, y a todos los siervos nacidos en su casa, y a todos los comprados por su dinero, a todo varón entre los domésticos de la casa de Abraham, y circuncidó la carne del prepucio de ellos en aquel mismo día, como Dios le había dicho.

24 Era Abraham de edad de noventa y nueve años cuando circuncidó la carne de su prepucio.

25 E Ismael su hijo era de trece años, cuando fue circuncidada la carne de su prepucio.

26 En el mismo día fueron circuncidados Abraham e Ismael su hijo.

27 Y todos los varones de su casa, el siervo nacido en casa, y el comprado del extranjero por dinero, fueron circuncidados con él.

 

 

Génesis 17:15-27 (NTV)

15 Entonces Dios le dijo a Abraham: «Con respecto a Sarai, tu esposa, su nombre no será más Sarai. A partir de ahora, se llamará Sara.

16 Y yo la bendeciré, ¡y te daré un hijo varón por medio de ella! Sí, la bendeciré en abundancia, y llegará a ser la madre de muchas naciones. Entre sus descendientes, habrá reyes de naciones».

17 Entonces Abraham se postró hasta el suelo, pero se rió por dentro, incrédulo. «¿Cómo podría yo ser padre a la edad de cien años? —pensó—. ¿Y cómo podrá Sara tener un bebé a los noventa años?». 

18 Así que Abraham le dijo a Dios:

—¡Que Ismael viva bajo tu bendición especial!

19 Pero Dios le respondió:

—No. Sara, tu esposa, te dará a luz un hijo. Le pondrás por nombre Isaac, y yo confirmaré mi pacto con él y con sus descendientes como pacto eterno. 

20 Con respecto a Ismael, también a él lo bendeciré, tal como me has pedido. Haré que sea muy fructífero y multiplicaré su descendencia. Llegará a ser padre de doce príncipes, y haré de él una gran nación; 

21 pero mi pacto se confirmará con Isaac, quien nacerá de ti y de Sara dentro de un año.

22 Cuando Dios terminó de hablar, dejó a Abraham.

23 Ese mismo día, Abraham tomó a su hijo Ismael, y a todos los varones de su casa, tanto los que habían nacido allí como los que había comprado; y los circuncidó cortándoles el prepucio, tal como Dios le había dicho. 

24 Abraham tenía noventa y nueve años cuando fue circuncidado, 

25 y su hijo Ismael tenía trece. 

26 Tanto Abraham como su hijo Ismael fueron circuncidados ese mismo día, 

27 y también los demás varones de la casa, los nacidos allí y los comprados como siervos. Todos fueron circuncidados junto con él.

 

___________________________

 

COMENTARIO

 

Estimado lector:

 

En esta oportunidad, Dios cambió el nombre de Sarai (mi princesa), por el de Sara (Princesa de una multitud). Y posteriormente, reafirmó su promesa de darle un hijo.

 

Nótese que Dios primero transformó su identidad, y luego le dio una promesa referente a su propósito y legado. Porque solo cuando se tiene clara la identidad en Dios, se puede recibir con fe, el propósito que Él ha encomendado a cada uno.

Dios continuó dándole detalles sobre la promesa, y le reveló el nombre del hijo que nacería de ella (Isaac, que significa risa o gozo); porque sería un gozo para sus padres. Pero también para recordar que Abraham se rió cuando Dios le prometió darle un hijo.

 

Dios también prometió bendecir a Ismael; porque Abraham lo pidió, y Él concedió su deseo. Sin embargo, la promesa de Dios a Abraham, y su pacto con él, se cumplirían por medio del linaje de Isaac.

Una vez terminada la conversación con Dios, Abraham se apresuró a obedecer su mandato de circuncidar a todos los varones de su casa. Esta obediencia inmediata, comprobaba la confianza que él tenía en Dios y en su promesa.

 

Abraham no tuvo que orar al respecto, ni que meditar sobre el paso a seguir. Por el contrario, su obediencia fue plena, (todos los varones de su casa); fue rápida, (en el mismo día) y fue valiente, (incapacitó a todos los hombres de combate y trabajo, a la vez).

 

Abraham pudo hacer esto, porque confiaba plenamente; no únicamente en la promesa, sino en el Dios que le había entregado la promesa.

De la misma manera, es importante tener clara la identidad en Cristo, para así poder recibir la promesa. La obediencia a lo que Dios habla en el “Tiempo a Solas”, debe ser inmediata y radical; demostrando así, la confianza en Él y, en su promesa.

 

 

¿Qué vas a hacer?      ¿Cómo lo vas a aplicar hoy?   ¿En qué área?

Emocional ___ Familiar ___ Espiritual ___ Financiera ___ Otro ___.

 

 

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES