Todos para uno y uno para todos

Septiembre 14 de 2021

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

Fecha: Septiembre 14

Título: Todos para uno y uno para todos

Texto: Romanos 12:4-5

 

 

RV’60

4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,

5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.

 

NTV

4 Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, 5 el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.

 

 

Estimado lector:

 

Por un momento piense en lo siguiente: ¿qué parte de su cuerpo no es importante? ¿eran necesarias dos orejas? ¿Con cuatro dedos bastaba? ¡Dios hizo cada detalle! ¿Por qué lo hizo?

 

Porque cada uno de ellos cumple una función importante dentro del cuerpo, y no solo eso, también ayuda a las demás partes. ¡El cuerpo humano puede tener 206 huesos, cada uno con una función específica!

 

Así sucede con el cuerpo de Cristo, la iglesia, y Pablo usa este ejemplo anatómico con el fin de exponernos lo siguiente: El cuerpo de Cristo más que de individualidad, se trata de unidad. Solos no podríamos hacer nada de lo que por gracia hemos recibido de parte de Dios. Incluso el mismo Pablo, quien fuera uno de los más grandes exponentes del evangelio, siempre resaltó las cualidades de aquellos que le acompañaban en sus viajes y en sus relatos, ¿qué hubiera sido de él sin la hospitalidad de sus amigos, ellos también hicieron parte de la extensión del evangelio. (Romanos 16). En Cristo, nadie se queda detrás de cámaras.

 

Equivocadamente podemos llegar a pensar que somos más importantes que otros, o incluso, que somos menos que los demás, que nuestro talento no es tan vistoso o que podemos ser autosuficientes. Si miras dentro de ti, hallarás un don, si miras alrededor, verás otro. ¡Somos un cuerpo, somos un equipo!

¿Qué vas a hacer?      ¿Cómo lo vas a aplicar hoy?   ¿En qué área?

Emocional ___ Familiar ___ Espiritual ___ Financiera ___ Otro ___.

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES