UNA PÉRDIDA PRESENTE SERÁ UNA BENDICIÓN FUTURA.

Enero 13 de 2021

La iglesia no cierra. Ahora más unidos, más cerca.

Fecha: Enero 13

Título: UNA PÉRDIDA PRESENTE SERÁ UNA BENDICIÓN FUTURA.

Texto: Génesis 23:12-16

Haz click aquí para escuchar la alabanza sugerida para hoy

 

Génesis 23:12-16 (RV’60)

12 Entonces Abraham se inclinó delante del pueblo de la tierra,

13 y respondió a Efrón en presencia del pueblo de la tierra, diciendo: Antes, si te place, te ruego que me oigas. Yo daré el precio de la heredad; tómalo de mí, y sepultaré en ella mi muerta.

14 Respondió Efrón a Abraham, diciéndole:

15 Señor mío, escúchame: la tierra vale cuatrocientos siclos de plata; ¿qué es esto entre tú y yo? Entierra, pues, tu muerta.

16 Entonces Abraham se convino con Efrón, y pesó Abraham a Efrón el dinero que dijo, en presencia de los hijos de Het, cuatrocientos siclos de plata, de buena ley entre mercaderes.

 

 

Génesis 23:12-16 (NTV)

12 Abraham volvió a inclinarse hasta el suelo ante los ciudadanos del lugar 

13 y respondió a Efrón a oídos de todos.

—No, escúcheme. Yo se lo compraré. Permítame pagar el precio total del campo, para poder enterrar allí a mi esposa.

14 Efrón respondió a Abraham:

15 —Mi señor, por favor, escúcheme. El campo vale cuatrocientas monedas de plata, ¿pero qué es eso entre amigos? Vaya y entierre a su esposa.

16 Abraham estuvo de acuerdo con el precio sugerido por Efrón y pagó la cantidad total: cuatrocientas monedas de plata, pesadas según la norma de los comerciantes; y los ancianos hititas presenciaron la transacción.

 

___________________________

 

COMENTARIO

 

Estimado lector:

Se puede ver en este pasaje que Abraham buscaba adquirir un terreno para sepultar a su esposa Sara, recientemente fallecida. Se observa que fue muy sabio al no aceptar un regalo comprometedor; él sabía que, si no pagaba, no tendría el derecho legal, y le podría ser quitado tan fácilmente como le fue dado. Abraham quería el lugar “por el precio justo” (v.13), ni siquiera una rebaja hubiera sido considerada como una bendición y así nadie podría decir en el futuro que ese lugar no pertenecía a los hijos de Israel. Efrón aparentemente era generoso, pero su verdadera intención salió a luz más adelante en la negociación (v. 15); él aceptó venderle la cueva, pero a un precio muy alto, 400 siclos de plata, que correspondían a más de 50 salarios anuales, ya que, según descubrimientos arqueológicos, un año de salario era de 6 a 8 siclos.

 

Fue una exageración el precio que le pidió Efrón; quería aprovecharse de la riqueza de Abraham en un momento de fragilidad. Abraham aceptó la oferta y pagó aproximadamente, a valor presente, unos 600 millones de pesos colombianos. A pesar de la cantidad astronómica injusta que le pidieron, Abraham no estuvo dispuesto a discutir y rebajar precios, honrar la memoria de su esposa valía más que eso, merecía un sepulcro digno y terminó pagando con honestidad en "moneda corriente” (v.16), dinero que era recibido en cualquier lugar.

 

A simple vista, se ve a un hijo de Dios haciendo lo bueno, siendo estafado, y a un impío saliéndose con la suya, pero realmente no fue así. En el texto hebreo aparece el nombre Efrón con escritura defectuosa, se puede interpretar que este hombre fue reducido por Dios a causa de su avaricia. Todo lo contrario, le ocurrió a Abraham, su verdadera bendición fue que tuvo los recursos para pagar y su nombre ha sido honrado por Dios y hoy después de miles de años lo llamamos el padre de la fe (Hebreos 11:8-17). Queda evidenciado que las bendiciones de Dios para el creyente son seguras y trascienden a la eternidad y que las traiciones, las derrotas, los fracasos o las pérdidas presentes no las detienen.

 

¿Qué vas a hacer?      ¿Cómo lo vas a aplicar hoy?   ¿En qué área?

Emocional ___ Familiar ___ Espiritual ___ Financiera ___ Otro ___.

 

4 pasos que te ayudarán a tener un tiempo con Dios.


Invite en oración a la presencia de Dios y pídale que su verdad le sean reveladas.

  1. Lea despacio

  2. Lea en voz alta

  3. Mientras esté leyendo pregúntele a Dios:

¿Señor qué me quieres decir hoy?
Permita que el Espíritu Santo le revele


Dios podría estar hablándole de Él

  1. ¿Quién es Él?
  2. ¿Cuáles son sus características?
  3. ¿Qué hará?

Dios podrá estar hablándole a usted. Reflexione en lo siguiente:

  • P ¿Será un PECADO que debo confesar?
  • A ¿Será una ACTITUD que debo adoptar?
  • M ¿Será un MANDAMIENTO que debo obedecer?
  • P ¿Será una PROMESA que debo reclamar?
  • E ¿Será un EJEMPLO que debo seguir o evitar?

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. Pida PERDÓN: Confiese su pecado, arrepiéntase y reciba el perdón de Dios

  2. De GRACIAS: Agradezca a Dios por sus muchas bendiciones y promesas

  3. Por FAVOR: Ore por sus necesidades y las de otros; salvación, sanidad, protección …

  4. Finalice diciendo TE AMO. Termine este tiempo en adoración y alabanza

Ahora que ha permitido que Dios le hablara, hable con él en oración.


  1. ¿Qué le habló Dios?
  2. ¿Cómo esto cambiará sus perspectivas?
  3. ¿Cómo aplicará esto en su vida diaria?

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

Santiago 1:22 “Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”

DEVOCIONALES