Devocional

Devocional.

Miercoles, 16 de Agosto


Bendición o maldición

Isaías 3:1-12



VERSIÓN REINA VALERA 95

Porque el Señor, Jehová de los ejércitos, quita de Jerusalén y de Judá al sustentador y al fuerte, toda provisión de pan y toda provisión de agua; 2 al valiente y al hombre de guerra, al juez y al profeta, al adivino y al anciano; 3 al capitán de cincuenta y al hombre respetable, al consejero, al artífice excelente y al hábil orador. 4 Y les pondré jóvenes por gobernantes: muchachos serán sus señores. 5 Entre el pueblo brotará la violencia de unos contra otros, cada cual contra su vecino; el joven se levantará contra el anciano, y el plebeyo contra el noble. 6 Cuando alguno tome de la mano a su hermano, de la familia de su padre, y le diga: «Tú tienes vestido, tú serás nuestro gobernante» y «Toma en tus manos esta ruina», 7 él jurará aquel día, diciendo: «¡No tomaré yo ese cuidado, pues en mi casa no hay pan ni qué vestir! ¡No me hagáis gobernante del pueblo!» 8 Porque arruinada está Jerusalén y Judá ha caído; pues la lengua de ellos y sus obras han sido contra Jehová para desafiar la faz de su gloria. 9 La apariencia de sus rostros testifica contra ellos, porque, como Sodoma, publican su pecado. ¡No lo disimulan! ¡Ay de sus vidas!, porque amontonaron mal para sí. 10 Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos. 11 ¡Ay del malvado! Mal le irá, porque según las obras de sus manos le será pagado. 12 Los opresores de mi pueblo son muchachos, y mujeres se enseñorearon de él. ¡Pueblo mío, los que te guían te engañan y tuercen el curso de tus caminos!



VERSIÓN DIOS HABLA HOY

¡Fíjense bien! El Señor todopoderoso les quitará a Jerusalén y a Judá toda clase de proveedores y toda provisión de pan y de agua. 2 Hará desaparecer al valiente, al guerrero, al juez, al profeta, al adivino, al anciano, 3 al capitán, al aristócrata, al consejero, al mago y al brujo, 4 y les pondrá por jefes a unos muchachos; unos chiquillos los gobernarán. 5 La situación será tal en el pueblo, que unos a otros, aun entre amigos, se atacarán. Los jóvenes la emprenderán contra los viejos, los despreciados contra la gente importante. 6 Tanto que un hermano tomará a otro en la casa de su padre y le dirá: «Tú al menos tienes ropa que ponerte; sé, pues, nuestro jefe; gobierna este montón de ruinas.» 7 Y el otro le responderá: «Yo no puedo remediar esos males, en mi casa no tengo comida ni ropa que ponerme. No me hagan jefe del pueblo.» 8 Ciertamente Jerusalén se derrumba, Judá se queda en ruinas, porque allí se dicen y hacen cosas contra el Señor, cosas que ofenden su majestad. 9 Su mismo descaro los acusa; no ocultan sus pecados; igual que Sodoma, los hacen saber a todo el mundo. ¡Ay de ellos, pues preparan su propio castigo! 10 Dichoso el justo, porque le irá bien y gozará del fruto de sus acciones. 11 ¡Ay del malvado, pues le irá mal! Dios le pagará según sus propias acciones. 12 Un chiquillo es el tirano de mi pueblo; el gobierno está en manos de mujeres. Tus dirigentes te engañan, pueblo mío, te llevan por camino equivocado.