Devocional

Devocional.

Viernes, 23 de Agosto


La santidad y pureza del sacerdote

Levítico 8:1-9



VERSIÓN REINA VALERA 95

Habló Jehová a Moisés y le dijo: 2 «Toma a Aarón y a sus hijos con él, también las vestiduras, el aceite de la unción, el becerro de la expiación, los dos carneros y el canastillo de los panes sin levadura, 3 y congrega a toda la comunidad a la puerta del Tabernáculo de reunión.» 4 Hizo, pues, Moisés como Jehová le mandó, y se reunió la congregación a la puerta del Tabernáculo de reunión. 5 Y dijo Moisés a la comunidad: «Esto es lo que Jehová ha mandado hacer.» 6 Entonces Moisés hizo acercarse a Aarón y a sus hijos, y los lavó con agua. 7 Puso sobre él la túnica y se la ciñó con el cinto; lo vistió después con el manto y, poniéndole encima el efod, se lo ciñó con el cinto del efod y se lo ajustó con él. 8 Luego le impuso el pectoral, y dentro de él depositó los Urim y Tumim. 9 También puso la mitra sobre su cabeza, y encima de la mitra, en la frente, puso la lámina de oro, la diadema santa, como Jehová había mandado a Moisés.



VERSIÓN DIOS HABLA HOY

El Señor se dirigió a Moisés y le dijo: 2 «Toma a Aarón y a sus hijos, y toma además las ropas sacerdotales, el aceite de consagrar, el becerro que se sacrifica por el pecado, los dos carneros y el canastillo de los panes sin levadura, 3 y reúne a toda la comunidad a la entrada de la tienda del encuentro.» 4 Moisés hizo lo que el Señor le había ordenado, y la comunidad se reunió a la entrada de la tienda del encuentro. 5 Entonces Moisés dijo a la comunidad: «Esto es lo que el Señor ha ordenado que se haga.» 6 Luego hizo Moisés que Aarón y sus hijos se acercaran, y los lavó con agua. 7 Después le puso a Aarón la túnica, le ajustó el cinturón y lo vistió con la capa; luego le puso encima el efod y se lo ajustó bien con la misma cinta del efod. 8 Luego le puso encima el pectoral, y en el pectoral puso el Urim y el Tumim. 9 Luego le puso el turbante en la cabeza, y sobre él, por la parte de enfrente, colocó la placa de oro que lo consagraba como sacerdote, tal como el Señor se lo había ordenado.